Usualmente escribía mis ideas y la breve descripción de mi vida en un “subblog” de un sitio de Internet donde iba yo a hacer catarsis. El hecho de que pudiera hacerlo ahí era que básicamente nadie me conocía y cuando las cosas se ponían difíciles en el día a día pues ahí escribía. Dicho sitio cambio las políticas en cuanto a sus usuarios y su privacidad, lo que me hizo abandonarlo sin pensarlo dos veces. (y aumentar mi productividad).

La cosa es sencilla: tengo un blog, no tengo que depender de las politicas de un sitio de terceros, y tengo bastante que decir y pocos lugares donde decirlo. Quiero rescatar este congal sin volverlo otro recetario linuxero, pero sin dejar de ser linuxero de vez en cuando, quiero soltar lo que pienso en un lugar que yo controlo y sobre todo pos quiero escribir.

Por el lado de IT sigo siendo un SysAdmin linuxero, un cloud admin de momento (buzzword!). Es sorprendente lo que he estado aprendiendo estos ultimos dos años y lo mucho que he avanzado en mi campo, me gusta. Soy un poco mas pragmatico y ortodoxo. Alejado de los dramas de los init systems, de los *buntus, y de la lucha por el desktop linuxero. Practicality over ideology.

Por el lado personal se vienen pocos mas cambios. Tengo una clara limitante en mi desarrollo profesional y he empezado a revisar posibles soluciones para ello. Eso lleva a la desicion ya definitiva de donde vamos a vivir los proximos 2 a 5 años, o el resto de nuestras vidas (mi familia). De momento no tengo respuesta, pero es un hecho que ninguna desicion no se tomara a la ligera.

Sigo de Home office, llevo mas o menos 1.5 años. Es una joda, pero tiene su lado bueno como ser el padre que pasa mas tiempo con sus hijos. Un cambio en esto tampoco se ve probable en el futuro inmediato. Trabajar siempre desde la oficina en casa es un paraiso caprichoso, harina de otro post.

Y de momento ya: sigo aqui, avanzo y no me canso, como siempre vienen cambios y hay mucho que escribir.

Rafael disfrutando de la lluvia.