Desde el miércoles 22 de febrero he estado trabajando desde casa (home office). Durante ese tiempo he descubierto muchas ventajas y desventajas de este modo de trabajo remoto, también me di cuenta de que si bien a rimera instancia suena genial tal vez no sea el mejor modelo de trabajo.

Mi oficina en casa 🙂

Para empezar el trabajo en casa no es un boleto para levantarse tarde y descansar en los ratos de inactividad, en el caso de mi equipo de trabajo se manejan reglas y metricas que se deben cumplir para seuir gozando del privilegio de trabajo en casa. El tiempo de respuesta en el mensajero interno debe ser menor a 3 minutos, el tiempo de respuesta de correo creo que tampoco debe pasar los 20 minutos, todo ticket debe ser respondido y el tiempo de comida se sigue ajustando a exactamente una hora. Hasta donde se estas mismas reglas aplican para el trabajo en la oficina, pero siendo remoto las fallas en estas reglas se notan mas (y si: he fallado una u otra vez en alguna de ellas).

Lo bueno.

El tiempo. La disponibilidad. Tanto para la casa, mi familia y mis obligaciones del trabajo el quitar una hora y media de transporte a la oficina no da mas que beneficios. Puedo atender las cosas del trabajo desde temprano y quedarme conectado un tiempo mas si es necesario sin mayor problema. Es una tremenda comodidad trabajar fuera de un codigo de vestir (aunque el de mi equipo es bastante flexible) y con la musica al volumen que quiero. Tengo otra computadora en donde puedo consultar otras cosas no relacionadas al trabajo. Y sobre todas las cosas: no hay nada como comer en casa, y el ahorro en gastos de comida, transporte (cuando me iba en mi auto) y demas es abstante considerable.

Lo malo

El tiempo. La disponibilidad. El tomarme un tiempo mas para atender un pendiente afecta directamente a mi familia (mi niño de 2 años no entiende lo que es un Sev1) o a mi trabajo (tal vez el usuariro no entienda que me tegno que ir para ayudar a mi esposa con los 2 niños). Siempre se buscara un balance entre ambas cosas (trabajo y hogar) pero siempre va a haber friccion mientras este se encuentra, sobre todo tal vez en la cultura mexicana donde todavia es dificl ver a alguien en frente a la computadora como alguien ocupado o trabajando.

las comunicaciones son mas dificiles. Si necesito trabajar con alguien necesito abrir una ventana de chat y escribir y tratar todo con esa persona, en vez de pararme a platicar con el y revisar el problema rapidamente; en cierto modo estoy desconectado completamente de lo que pasa en la oficina, si hay alguna nueva propuesta esporadica, una reunion o algo interesante soy generalmente de los ultimos en enterarse.

Lo feo

Crear un espacio dedicado al trabajo puede ser conflictivo. Necesita ser un lugar limpio, sin distracciones y con conexion a internet, al principio puede ser motivo de problemas el estar trabajando desde casa (da a la suposicion de que estamos disponibles para otro tipo de pendientes). Si se trata de una situacion temporal (el trabajo en casa) la logistica y el tiempo dedicado a ello van a ser un problema.

En resumen.

Trabajar desde casa no es miel sobre hojuelas, equiere mucha discilina y control sobre los horarios. Si es una comodidad (y en algunos casos una necesidad) pero es casi imposible estar fisicamente desconectado de la oficina, sobre todo en ambientes como este donde se requiere mucho trabajo en equipo, es algo que me enseño muchas cosas y que me descubrio muchas malas costumbres (desde mi punto de vista ya revisadas y arregladas) y que me dio mucha perspectiva del ambiente laboral al que iba tres veces por semana.

Definitivamente no es para mi, al menos de manera ermanente y por ahora, tal vez despues sea mas atractivo o necesario recurrir a esta modalidad de modo permanente, pero de momento esta por acabar (en unos dias ienso regresar a la rutina normal de oficina) y curiosamente estoy bastante ansioso por ya entrar a esa rutina.