No, este no es un post sobre ArchLinux

México durante varios años (varios, varios años) tuvo una llamada “dictadura blanda”. Esta se hizo llamar así al control total de las instituciones de un país por un solo partido político: con mayoría en el congreso, con mayoría de gobernadores, con control sobre las instituciones de control y vigilancia, control sobre la policía y el ejército. Se hacían elecciones cada 6 años pero eran la mejor de las farsas: siempre ganaba el candidato del partido oficial pro una amplia ventaja sobre el candidato de oposición (también controlado por el partido oficial).

Se vinieron guerras atroces, abuso de poder terrible, uso de la fuerza pública sobre grupos de oposición, control de los medios de comunicación. Si usted de otro país, puede pensar en un crimen de lesa humanidad hecho por alguna dictadura este fue cometido en algún (o algunos) momento de la historia reciente de México.
Sin embargo al final del siglo pasado el país despertó.
El pueblo empezó a revelarse (de manera pacífica) sobre el control que tenía el partido oficial sobre ellos, sin miedos salieron a votar, a ejercer su voz, salió un candidato de oposición que le hizo frente a la maquinaria del partido oficial. Por primera vez en casi 70 años se tenía a un presidente del partido de oposición, por primera vez no se tenía control absoluto del poder ejecutivo y legislativo por un solo partido, por primera vez había alternancia.
Pero eso tampoco fue la solución mágica para México.
Siguieron habiendo problemas, oposición de la gente acostumbrada a un solo modelo totalitario toda su vida, no sabían qué hacer con la libertad ganada, no sabían tomar sus propias decisiones y mucho menos tomar sus propias responsabilidades acostumbrados a que el gobierno les solucionaba todo en tiempos electorales. También hubo devaluaciones, crisis económicas, hubo tiempos difíciles, pero lo que ya no había era imposición en los medios, había espacio para la voz de la oposición, si no estabas de acuerdo lo podías decir abiertamente.

Vino otro gobierno de alternancia, no del partido-dictador. Este nuevo gobierno cometió un error garrafal: enfrentar abiertamente al crimen organizado con una policía desorganizada, desarmada y corrompida por estos grupos de poder criminal. El saldo a casi 6 años del inicio de esa guerra: más de 60mil personas muertas, un poder de narcotráfico que en vez de disminuir ha crecido y una fragmentación de carteles que ha creado una guerra eterna entre mini cárteles luchando por posicionarse.
Como era de esperarse muchos de mis compatriotas no se sintieron agusto con esta situación, muchos justificaban el enfrentamiento frontal con estos grupos, pero no el método ni las instituciones, otros simplemente culpaban al presidente y al partido (Calderón y el PAN) de este conflicto. Esto último lo tomo el partido de oposición (el PRI el antiguo poder factico) como bandera de defensa: todo era culpa de un partido.

Empujan un candidato, un producto, tan perfecto e impecable que resulta ofensivo para el ojo del mexicano. Dice que va a defender a México, que lo va a cambiar, que todo será como antes (cuando se dejaba a los criminales actuar, porque “dejaban en paz a el pueblo”), se augura como la salvación de una situación que el partido que el mismo representa empujo durante más de 70 años, hoy viene a salvarnos de ello, hoy viene a corregir todo, bajo los cuestionamientos de “mas de lo mismo” contesta que él viene empujando un cambio, con esa sonrisa de anuncio de blanqueador dental.

• Vienen con mayoría en el congreso.
• Con mayoría de gobernadores en los estados
• Con mayoría de senadores
• Con el presidente del mismo partido
• Con la dictadura perfecta, de nuevo.
México escogió mal conocido que bueno por conocer. Con un miedo infundado a la izquierda política prefirió ponerse la correa al cuello de nuevo, México es el esclavo que probó la libertad (y la responsabilidad sobre las decisiones tomadas que eso conlleva) y no le gusto, prefiere que se le ordene, prefiere ser sometido.

Lo siento, se que este es un blog geek sobre una distribución de GNU/Linux pero estoy triste: hoy mi país se ha puesto la soga al cuello, hoy se ha sometido a ser controlado por un solo interés político (y los intereses monetarios de estos), hoy México vendió su libertad por la solución mágica de un gobierno que roba, mata, miente, pero “deja al pueblo en paz” a menos que el pueblo se meta con él.

México ha retrocedido 70 años en su historia.